Voces de Adentro

La Charrería en México es uno de los deportes más importantes en el país, más allá de lograr “suertes” en el caballo o de lucir los atuendos de este arte, esta práctica ecuestre requiere de una gran dedicación, de esfuerzo físico, de mucha concentración y de un estilo de vida que nace prácticamente con aquellos que dedican toda su vida a la Charrería.

La tradición de esta práctica de equitación nacional, que proviene de las actividades rurales y de campo, enaltece las tradiciones y costumbres mexicanas, en ellas, se exalta el valor, la hombría del charro, la intrepidez, además del brío, la estampa del caballo y la ejecución que siempre irán de la mano de la festividad. se lleva a cabo en Lienzos Charros, instalaciones diseñadas para esta actividad.

Este arte se divide por categorías, entre ellas, la infantil, la juvenil, la de adultos y mayores, en cada una, la exigencia, la disciplina y los valores de este arte se aplican por igual, de tal forma que cualquier persona que se dedica a la charrería sin importar su edad, deberá siempre ser una persona con gran conocimiento de esta práctica ecuestre.

Recientemente viajamos a Bernal, con el fin de conocer de cerca el testimonio de personas que han dedicado gran parte de su vida a la Charrería. En este viaje Paloma Luis y yo, pudimos rescatar la historia oral de Jorge Vega y su hija Lorena, quienes nos contaron algunos detalles sobre su vida y el arte de la Charrería.

Para el Sr. Jorge Vega, la Charrería es una forma de vida, pues monta desde los 4 años y comenta que lo hará hasta el último día de su vida, de ahí el gran compromiso que le ha heredado a su hija Lorena acerca de la pasión que tienen por los caballos, la vida en el rancho y la posibilidad de promover la Charrería.

Su vida actualmente, transcurre bajo las actividades del rancho que lleva su nombre, pues de generación en generación, su familia se ha dedicado a la ganadería y otras actividades propias del rancho como la elaboración de queso, que desde hace cincuenta años lo producen.

Desde mis abuelos, mis padres, nosotros, siempre hemos hecho el queso y eso es lo que mejor nos sale, el queso. El panela es el más fácil de hacer: ” Cuajas la leche, quiebras la cuajada y lo aprietas” es todo…- Nos comenta Don Jorge.

Estas actividades de producir queso, leche y otros productos, hicieron que la familia Vega fuera conocida en Bernal, seguramente las personas mayores todavía pueden recordar al abuelo de Lorena recorriendo las calles en su camioneta repartiendo leche con su ayudante silbando para vender su producto.

-…A mi abuelo le decían “el litrero”, recorría las calles vendiendo la leche del rancho, mi abuela ponía a hervir la nata con canela, me encantaba. – Nos comenta Lorena en una breve charla.

Bajo estas actividades la Charrería emerge como una gran actividad familiar, cada año la familia Vega ha participado en los campeonatos nacionales, en diversos eventos y fiestas charras tanto en Bernal como en otras latitudes, siempre enalteciendo este arte, revalorizando la tradición y promoviendo entre las nuevas generaciones su práctica.

Lorena Vega formó parte de una Escaramuza Charra, ésta es la práctica charra femenil dentro del deporte de la Charrería, consiste en llevar acabo algunas coreografías y actos a caballo con música de fondo. la práctica de este arte la llevó a interesarse cada vez más en la charrería, en promoverla y en ayudar a que Bernal ocupara un lugar importante en las principales competencias nacionales.

Los hijos de Lorena ya han participado en eventos, han formado parte de equipos y les gusta la Charrería. Así que poco a poco la tradición familiar de pertenecer a la Charrería se preserva con este tipo de participaciones e iniciativas de inducir a los hijos a estas prácticas.

Uno de los proyectos que están por detonar en el rancho familiar, es un museo sobre la Charrería, pues Don Jorge aún conserva los accesorios de la vestimenta, las sillas y atuendos que a lo largo de su vida han formado parte de su actividad Charra, al igual que Lorena quien comparte este gusto tradicional con amigos y familiares. Ambos tienen la capacidad de enriquecer con su testimonio, cualquier acervo, así que un espacio dedicado a la Charrería sería ideal para que esta familia pueda trasmitir su conocimiento, sus experiencias y su amor a esta práctica.

La Charrería es una forma de vida, que conlleva grandes sacrificios, pero también un enorme placer que siempre hace sentir orgullosos a quienes practican este arte ecuestre sin duda, la familia Vega es un ejemplo a seguir en lo que respecta a la dedicación y respeto a esta tradición, así como también a la posibilidad de detonar proyectos paralelos para preservar las costumbres tanto de la charrería como de las escaramuzas que siempre han estado presentes en su familia.

 

LA CHARRERÍA EN RANCHO SAN JORGE

Descubre la Charrería y disfruta de las fiestas charras que se practican en todo México, sin duda, un patrimonio digno de conocer.

 

Descubre más sobre las tradiciones y costumbres de México y el mundo a través de The Book of Life Magazine