Descubre la profesión de un herpetólogo

 

Por Ana Solórzano
Fotos: Cortesía del Dr. Adrían Leyte

 Ranita Craugastor augusti.

Tuve la oportunidad de platicar con el Doctor Adrián Leyte, biólogo egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana-Campus Xochimilco, cuenta con una trayectoria como investigador, enfocado al estudio sobre la diversidad, ecología y conservación de los anfibios y reptiles en el estado de Guanajuato.

Haciendo entrega del libro. Con un agricultor de la comunidad de Casitas (2015).

El Dr. Leyte tiene una aportación especial dentro de su área, ya que ha realizado la primera “Guía de Anfibios y Reptiles de Charco Azul, Xichú, Guanajuato” para la entidad, y en la cual se registran 18 especies entre anfibios (6) y reptiles (12).

Xichú es un municipio que se encuentra al noreste de Guanajuato, donde está ubicado el Parque Ecoturístico “Charco Azul”, un pequeño paraíso natural que consiste en una poza permanente, nutrida por diversos arroyos que desembocan en ella, permitiendo una cascada que genera un bello paisaje visual.

Charco Azul está en el núcleo de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda de Guanajuato, la Reserva que también forma parte de Querétaro, por lo cual su estudio es de vital importancia para mantener su preservación.

Esta guía es la primera en su tipo que se publica para Guanajuato, fue publicada en 2014 y desde entonces se siguen haciendo muestreos para estar al tanto de la biodiversidad del lugar.

“La herpetofauna de Guanajuato ha sido pobremente estudiada y es contradictorio, pues es precisamente en este Estado con el hoy llamado padre de la herpetología mexicana, el francés, Dr. Alfredo Dugès, que se inicia formalmente la herpetología en nuestro país”, nos comenta Adrián.

Cuando platicamos con él, abordamos temas interesantes de su profesión y conforme avanzaba la plática también quisimos conocer más sobre su camino en la ciencia. En torno a esos temas, tuvo la confianza de hablarnos un poco más sobre su vida.

“El biólogo nace y con el tiempo se pule, no se improvisa. Para mí ser biólogo es un estilo de vida, me encanta mi profesión y creo que si me dieran la opción de elegir otra carrera, elegiría las misma.”

Cascabel Crotalus molossus. Hembra adulta. Temascatio. 2016.

“Los años de formación en los posgrados realizados me sirvieron de mucho, ya que a partir de ello, he generado mis propias líneas de investigación sobre diversidad, ecología y conservación en anfibios y reptiles, tarea no fácil esta última, ya que implica una serie de factores que van más allá de la labor docente e investigativa, es decir, sociales, culturales y económicas que se ven involucradas y que en ocasiones hay que conciliar.”

 

“Como biólogos estamos expuestos a imprevistos, ya sean fenómenos naturales como lluvias, tormentas, sitios poco accesibles, o bien cuestiones de índole social, que tienen que ver con la seguridad e integridad.”

Muestreando anfibios y reptiles en Tumilco, Veracruz, México. Adrian Leyte Manrique.

“Con esto quiero llegar a que el trabajo del biólogo no es tan sencillo como mucha gente piensa, creo que esta visión tiene que ver mucho con los programas de televisión como los de Discovery Channel u otros de ese tipo; no es que estén mal, ni mucho menos, sin embargo, las tomas ya están editadas y solo pasan el producto final, en la realidad estamos expuestos a accidentes de todo tipo cuando hacemos trabajo de campo.”

Actualmente un tema que el Dr. está desarrollando es el estudio de la diversidad de anfibios y reptiles en ambientes donde el ser humano ha impactado de forma negativa. La finalidad de ello principalmente es plantear estrategias de conservación de anfibios y reptiles, así como dar a conocer los beneficios que pueden brindar.

Para terminar la agradable charla, nos surgió la curiosidad de cómo se visualiza a futuro, si desea seguir trabajando en el Instituto Tecnológico Superior de Salvatierra o dejará de hacer investigación, a lo que él nos respondió: “siempre he pensado que las instituciones son sólo un medio, un lugar de trabajo, ya que quien desarrolla y crece por sí mismo es el investigador. En un futuro, en unos 15 años, me visualizo trabajando en la playa, continuando con mi labor de investigador pero por mi cuenta y con mi propia empresa.”

Muestreo nocturno. Se aprecia un ejemplar de la culebrita Tantilla bocourti, especie inofensiva. Lugar. Temascatio, Irapuato, Guanajuato. 2017.

En México ser científico es una labor que representa grandes desafíos, aún existen áreas de oportunidades que se tienen que generar para incentivar y valorar esta labor, tanto en el gobierno como en las instituciones autónomas y en la sociedad; es por esto que es necesario difundir y apreciar el trabajo de investigación, en el área de la biología o en cualquier otra área de la ciencia. Sin aportaciones como las del Dr. Adrián Leyte Manrique no habría pilares de conocimiento para la conservación e innovación en el país.

Agradecemos mucho la confianza que tuvo el Dr. Leyte al platicarnos de su vida y trayectoria profesional, además del valioso tiempo que nos dedicó para realizarle esta entrevista.

 

¿Sabes cuáles son los beneficios de los anfibios y los reptiles?

El herpetólogo Leyte nos comentó los siguientes:

1) Servicios ecosistémicos, en la dispersión de semillas, en el caso de las lagartija.

2) Controladores naturales de plagas que van desde insectos, pequeños mamíferos y aves; ya sea por parte de lagartijas cuya dieta es generalmente insectívora, o serpientes como la cascabel y coralillos que se alimentan de roedores, en culebras como la famosa limpia campos (Drymarchon melanurus), o bien la culebra chicotera (Masticophis mentovarius) que se alimenta de aves y roedores.

3) Su papel en el enriquecimiento de los suelos. Por ejemplo, en el caso de tortugas y ranas mantienen aireados los suelos por su actividad excavadora (esto es sólo una hipótesis que hay que trabajar). De esta manera, se puede dar un uso y manejo indirecto y también lograr la conservación de los anfibios y reptiles asociados a sistemas productivos como los agrícolas.